amor 101
ReseñaCultura

Amor 101, el abrazo a la soledad

Este pasado jueves 30 de septiembre Netflix subió la segunda temporada de Amor 101 (Ask 101), dándole un cierre a esta serie turca. Rodeada de amor, amistad y feminismo, Amor 101 se convirtió en una carta de esperanza ante la incertidumbre y el dolor en el encuentro con nosotros mismos.


Este drama turco está compuesto por cinco personajes principales, con los cuales es difícil no empatizar: Eda, una joven con un futuro brillante en el arte pero oprimida por los deseos de sus padres de que se case con un hombre adinerado para “salvarse”.

Kerem, un chico dotado de un sentido de la justicia que, sin embargo, está marcado por sus problemas de ira y el rechazo de su padre; Osman, un adolescente que decide hacer negocios en la escuela a modo de evitar ser una carga económica para su familia y ayudar a sus amigos; y Sinan, el cual fue abandonado por sus padres a los 14 años en una vieja casa familiar junto con su abuelo.

A causa de su duro pasado, Sinan se vuelve una persona cerrada y busca callar a menudo sus pensamientos mediante el consumo de alcohol. Sin embargo, su suerte cambia cuando encuentra a Işık, una persona dulce, comprensiva y enamorada del amor, que lo ayuda a sanar.

amor 101

La serie está narrada por la versión adulta de Işık y mezcla constantemente el presente y el pasado, el cual transcurre en el año 1998. En las escenas de finales de los 90 se observa como este grupo lucha para no ser expulsados de la escuela. Asimismo, a los cinco protagonistas se le agrega la participación de Burcu, la única profesora que creyó en ellos, y el intento de los chicos por encontrarle una pareja mientras surgen enredos amorosos y amistades entre ellos.

Descubrirnos a nosotros mismos

Lo más interesante de esta serie es la forma en la cual se muestra el auto descubrimiento como un proceso lleno de dolor y magia al mismo tiempo. La adolescencia se convierte en esa etapa donde podemos estar bien y a los segundos una palabra puede destruir todos nuestros planes.

En este sentido, el personaje de Sinan se configura como el más complejo porque busca formas de alejarse de todos a causa de su miedo al abandono. A pesar de no querer encariñarse con el grupo, el joven solamente se siente vivo y pleno cuando pasa tiempo con ellos.

amor 101

Eda, por su parte, es presentada como una chica fuerte y problemática pero a medida que avanza la serie vemos como, a causa de las expectativas de sus padres, la joven huye de los problemas y de las situaciones que requieran una toma de decisión por su parte.

Además, a través de su personaje, la serie retrata los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) y la distorsión corporal sufridos por muchos adolescentes. Estas problemáticas se abordan de manera realista y sin causar una impresión negativa en el espectador.

Otro personaje que se embarca la búsqueda del auto descubrimiento es Kerem, quien vivió toda su vida bajo la sombra de un padre hostil y una madre desinteresada. Este joven aprendió a enfrentar sus problemas e intentar a ayudar a los demás a través de los golpes. La forma encontrada por la serie para retratar su enojo con la vida permite entender la psicología del personaje y transitar con él su crecimiento.

El feminismo en la sociedad turca

Si alguna vez miraron una producción turca sabrán que muchas están atravesadas por el machismo y la homofobia, al punto de, hace un tiempo, obligar a Netflix a cancelar la emisión de dos series: la primera por mostrar a un personaje femenino besándose con dos hombres distintos y la segunda por intentar incluir un personaje LGBT.

Amor 101 viene a cuestionar todo este machismo social a través de una mirada feminista. Personajes como el de Burcu se encargan de plantear la maternidad deseada; cuestionar el deber de servir a un hombre que no las respeta ni quiere; romper con los mandamientos familiares; y transmitir un mensaje de empoderamiento al vivir según sus propias reglas.

En la misma línea, el personaje de Eda se impone ante las imposiciones de sus padres y les demuestra que estudiar es la mejor manera de alcanzar la libertad económica. Işık también se opone a los deseos de sus padres aunque su objetivo es otro: ella busca casarse y tener una historia de amor.

La serie nos muestra tres mujeres completamente diferentes, con personalidades fuertes, pero que comparten el deseo de seguir sus propios caminos. Con un guion en concordancia con la mentalidad de los jóvenes de ahora, se presenta como desafiante y atrevido para la cultura turca.

¿Por qué hay que ver Amor 101?

Amor 101 nos presenta personajes con los cuales es fácil encariñarnos y reflejarnos. Es una caricia a la soledad y el dolor propios del viaje hacia el auto descubrimiento; nos demuestra que, a pesar de todo, siempre vamos a contar con alguien para hacer de este recorrido más llevadero. Aunque podamos sentirnos como casos perdidos, al final siempre hay esperanza y salvación.

+ publicaciones
Share: