Artemisia Gentileschi
LuchadorasOjo Crítico

Artemisia Gentileschi, la pintora que supo desenmascarar al patriarcado

El S. XVII nos regaló uno de los movimientos artísticos más importantes de la historia del arte, el Barroco, las pinturas de entonces, mostraron una fortaleza y una creatividad que hasta entonces no habían sido vistas, los grandes artistas fueron buscados por las cortes por su personalidad y por los atributos que fueron capaces de colocar sobre sus lienzos. Hoy repasamos la historia de Artemisia Gentileschi, considerada una de las pintoras pioneras del feminismo.

Este movimiento, configuró un período de la historia en la cultura occidental originado por una nueva forma de concebir el arte, es decir, fue una manera de presentar batalla al clasicismo que hasta el momento había predominado. El arte se volvió refinado, ornamentado y presentó dinamismo y muchas ilusiones ópticas.

Sin duda uno de los artistas más aclamados de este período es Diego Velázquez, capaz de llevar con su imaginario a mundos completamente desconocidos y maravillosos. De este sevillano se han completado muchas páginas de enciclopedias, de manuales, de libros de estudio acerca y sus Meninas aún son estudiadas por historiadores que intentan descifrar los enigmas planteados en esa escena.

Sin embargo, el Barroco no fue sólo creado por hombres, es cierto que el paradigma está cambiando, pero falta recorrer un largo camino para que artistas de la talla de Artemisa Gentileschi, ocupen en la historia el lugar que les corresponde.

Artemisia Gentileschi, feminismo plasmado en un lienzo

Artemisia Gentileschi nació en Roma en 1593 y de su padre tomó las primeras lecciones como la técnica en el dibujo y el naturalismo de Caravaggio con quien se la ha comparado debido al dinamismo y a las escenas violentas de sus obras. En sus pinturas se pueden observar escenas históricas y religiosas, pero también por sus obras que reflejan a personajes femeninos como Lucrecia, Betsabé, Judith o Cleopatra.

Artemisia Gentileschi - María Magdalena en éxtasis

María Magdalena en éxtasis

Sus inicios como surgieron en Roma, en 1612 se mudó a Florencia y fue la primera mujer en hacerse miembro de la Accademia delle arti del disegno de Florencia. Además contó con clientela internacional.​ Trabajó bajo los auspicios de Cosme II de Médici. Trabajó en Génova, luego en  Venecia, donde conoció a Anton Van Dyck y Sofonisba Anguissola; regresó a Roma, y entre 1626 y 1630 se mudó a Nápoles.

Durante el período 1638-1641, vivió y trabajó en Londres con su padre bajo el patrocinio de Carlos I de Inglaterra. Luego regresó a Nápoles, donde vivió hasta su muerte.

Los claroscuros de sus obras también tiñeron su vida personal, a sus 18 años, sufrió la violación de Agostino Tassi, un violador en serie que la artista conoció debido a que iba a ser su maestro.

Artemisia Gentileschi - Judith decapitando a Holofernes

Judith decapitando a Holofernes

Los acontecimientos trágicos continuaron en la vida de Artemisia Gentileschi, fue torturada en el juicio, sufrió un humillante examen ginecológico, para comprobar la culpabilidad de su abusador y aunque el criminal terminó en la cárcel, la vida de la artista cambió radicalmente, convirtiendo a su obra en fantasías de venganza.

“Artemisia tenía enormes dones como narradora de historias y aportó a sus cuadros una perspectiva feminista sin precedentes a los temas tradicionales, algo que la historia tardó mucho en reconocer. Tomó mucho tiempo para que se escribiera sobre ella en los libros. Sus pinturas llamaron por primera vez la atención de un público más amplio recién en la década de 1970″

Letizia Treves, curadora de arte.

La artista es hoy considerada no sólo una de las más notables artistas del barroco italiano, sino una adelantada al feminismo, personajes bíblicos como Judith o Susana poblaron sus cuadros como símbolos de lucha ante el patriarcado.

Mientras viva, tendré control sobre mi ser

Artemisia Gentileschi
+ publicaciones
Share: