bell-hooks
HistóricasSociedad

bell hooks: una voz para el feminismo afroamericano

En el año 1952 en Hopkinsville, un pueblo segregado del estado de Kentucky, nació Gloria Jean Watkins, la escritora y activista feminista mejor conocida como bell hooks.

bell hooks creció en una familia afroamericana de clase trabajadora: su padre era conserje y su madre trabajaba como empleada doméstica en casas de familias blancas. En aquel momento, la segregación racista en Estados Unidos era una práctica común. La familia Watkins estaba compuesta por seis hijas, a quienes su madre, desde muy pequeñas, les inculcó la importancia de ser libres e independientes:

“nos enseñó a mis hermanas y a mí que las mujeres debemos tratarnos con respeto, protección, aliento y amor entre nosotras y que la sororidad empodera”

cuenta la escritora

La pequeña Gloria pasó de ir a una escuela pública segregada a un colegio integrado, donde la mayoría de los profesores y estudiantes eran blancos. Sin embargo, a pesar del contexto hostil que la rodeaba, su avidez por la lectura y el aprendizaje no disminuyó en lo más mínimo. En el año 1973 se licenció en Inglés en la Universidad de Stanford, y, más tarde, obtuvo su maestría en la Universidad de Wisconsin-Madison.

Bell Hooks

Finalmente, en el año 1981, publicó su primer libro Ain’t I a Woman? Black Women and Feminism. Firmó su obra con el seudónimo que adoptaría a partir de ese momento: bell hooks -en honor a su bisabuela, Bell Blair Hooks. Escrito en minúscula, la joven buscaba expresar una crítica contra la costumbre social de privilegiar a los autores por sobre las ideas. Así, las minúsculas, en palabras de la escritora, enfatizan “la sustancia de los libros, no lo que soy”.

bell hooks, en búsqueda de un feminismo interseccional

En la década de los 70, aunque la segunda ola del feminismo estaba en pleno auge, bell hooks, en tanto mujer negra, no se sentía incluida en el movimiento. En su primer libro aborda la relación entre feminismo y racismo, y cuenta cómo las primeras olas de feminismo excluyeron a las mujeres negras, quienes además sufrieron, en simultáneo, humillaciones, maltratos y estereotipaciones por parte de la televisión.

Durante sus años de universidad, bell hooks debatió con muchas mujeres blancas, integrantes del movimiento feminista, que acusaban de “traidoras” a las mujeres negras porque decían que desviaban la atención de la cuestión del género al racismo.

A pesar de esto, hooks seguía insistiendo con su enfoque: para llegar a construir un feminismo que incluyera a todas y se basara plenamente en la sororidad, era necesario tener en cuenta el racismo sufrido por las mujeres negras. 

En su libro Ain’t I a Woman? Black Women and Feminism hooks comienza desarticulando la teoría feminista y académica con la que se encontró en la universidad: todos los estudios de género que leyó hasta ese momento silenciaban a las mujeres negras y las excluían del movimiento feminista. Estos textos, narrados por mujeres blancas, negaban completamente la cuestión racial. 

El legado de una pionera

La escritora escribió numerosos ensayos con un enfoque específico, el cual mantuvo a lo largo de toda su vida: una visión interseccional de clase, género y cuestión racial. hooks sostenía que, para cualquier análisis, era fundamental entrelazar estos tres ejes, debido a que se retroalimentan entre sí.

Así, es necesario abordarlos de forma conjunta para terminar con los sistemas de opresión y dominación de clase que no solo se han perpetuado durante años, sino que además, como consecuencia, han derivado en lo que la activista denominó como “el patriarcado capitalista imperialista de supremacía blanca.”

bell hooks sostuvo que hay que luchar, de forma incisiva, contra ese sistema para lograr un cambio en la sociedad; para que todas las mujeres puedan gozar de sus derechos plenamente.

“No existe un camino único hacia el feminismo, las personas de diversos orígenes necesitan teorías feministas que se refieran directamente a sus vidas”

bell hooks defendió un feminismo que pusiera en el centro de su lucha a las personas marginadas por la sociedad; un feminismo que atravesara los problemas derivados de esta segregación: el racismo, la pobreza, la explotación laboral, e incluso la falta de medios públicos donde se puedan expresar las opiniones que divergen del discurso “oficial”. La obra central en la que desarrolla su pensamiento feminista es Feminist Theory: From Margin to Center.

“¿Qué importa que escribamos elocuentemente sobre la descolonización, si solo son niños blancos y privilegiados los que leen nuestra elocuente teoría al respecto? Muchísimos negros sufren hoy un racismo internalizado, nuestro trabajo intelectual nunca tendrá impacto en sus vidas si no lo sacamos de la academia. Los medios de comunicación de masas tienen que ser vistos como vehículos centrales para la difusión del pensamiento intelectual. Estamos ante una cultura en la que millones de personas no leen ni escriben”

Tras una larga enfermedad, bell hooks falleció en diciembre de 2021 en su casa en Kentucky, rodeada de familiares y amigos. Viendo en retrospectiva su vida y obra, es innegable el legado que deja para los feminismos contemporáneos y futuros.

bell hooks abrió la posibilidad de un feminismo que integre a todos los sectores de la sociedad; un movimiento en el que esa diversidad opere como la principal potencia para el cambio que desesperadamente necesita la sociedad.

La lucha continúa de forma constante, y los libros de bell hooks funcionan como refugio y apoyo, pero sobre todo, como aprendizaje, para el camino que queda por recorrer.

Redactora | larabuonocore1@gmail.com | + publicaciones

Estudiante de la Licenciatura en Artes de la Escritura.
Un libro en una mano, en la otra un café. Si me cruzás en la calle, seguro estoy leyendo mientras camino.

Share: