lorde
CulturaMúsica

Solar Power: Lorde reinventada y el drama de las mujeres del pop

“Existimos en una sociedad en la que las mujeres del espectáculo son material descartable cuando llegan a los 35 años”, advertía Taylor Swift en su documental Miss Americana hace dos años. Explicaba: “Todo el mundo es un juguete nuevo por dos años. Las artistas femeninas que conozco se han reinventado veinte veces más que los artistas masculinos. Deben hacerlo. Si no, te quedas sin trabajo.”

Ese es el drama que atraviesa el lanzamiento del tercer álbum de estudio de Lorde, “Solar Power”. Tras su debut con “Pure Heroine”, oscuro y lleno de angustia adolescente, y su segundo disco “Melodrama”, la cantante neozelandesa se transformó en un ícono y referente para una generación profundamente atravesada por problemas de salud mental.

Sus trabajos anteriores abordan desde todos los ángulos el enojo, el miedo, el desamor, la tristeza y la nostalgia. Su sonido electro-pop alternativo la transformó en 2013 en una pionera de un estilo que el top 40 no estaba acostumbrado a incluir.

Lorde

Después de cuatro años en pausa, alejada de las redes y dando señales de vida únicamente vía newsletter, regresó con un single con guitarras acústicas y colores brillantes, “Solar Power”. El mismo le daría nombre al álbum que fue lanzado el pasado 20 de agosto. Las respuestas fueron variadas. 

Y es que el drama que relata Swift en su documental realmente atraviesa a las mujeres del pop: “Debes reinventarte constantemente. Debes encontrar nuevas facetas de vos que a la gente le resulten atractivas. Debes ser original, debes ser joven, pero solo de una manera nueva y del modo que queremos. Reinventate pero solo de un modo que nos resulte reconfortante y que sea un desafío para vos. Viví una vida que nos resulte interesante y nos entretenga, pero no tan loca como para incomodarnos.” 

Lo interesante en el cambio de Lorde es que, según cuenta, no se trata tanto de algo que haya hecho en función de lo se que esperaba de ella. En febrero de 2019, tras el cierre de la gira de Melodrama en Latinoamérica, visitó la Antártida para documentar los deshielos de los glaciares. La cantautora relató que sintió ese viaje como un lienzo en blanco.

Es por eso que en Genius define a “Solar Power” como una celebración del mundo natural, un intento de inmortalizar los profundos y trascendentes sentimientos que tiene cuando está en el exterior. “En tiempos de angustia, duelo, amor profundo o confusión, voy hacia el mundo natural para buscar respuestas. Aprendí a soltar y conectarme. Este fue el resultado.”  

Lorde

El disco es, en esencia, sobre un proceso de sanación. Fue co-producido por Lorde y Jack Antonoff, con quien ya había colaborado en Melodrama, y Malay. Cuenta con 12 canciones y 2 bonus tracks. Cada una de ellas es una canción de verano. De hecho, creando su propio universo audiovisual, los videos musicales transcurren en una locación que la cantante ha definido como “la isla”. En ellos, el sol brilla, las mujeres se reúnen para celebrarse mutuamente y todo el mundo vive en armonía con la naturaleza.

Lejos queda de la adolescente que debutó con Royals. “Siento que la Lorde de 2014 hubiera odiado a la Lorde 2021”, señala un tweet viral que generó todo tipo de debates. 

La cantante no niega esa distancia sino que la celebra en “Oceanic Feeling”, el cierre del álbum:

Ahora el labial negro está juntando polvo en cajón

Ya no la necesito

Porque tengo este poder

Mientras parte de su fandom se abrazó a “Ribs”, canción de su primer álbum cuya línea fundamental es “Da tanto miedo crecer”, Lorde escribió una réplica en Solar Power. En “Secrets from a Girl (Who’s Seen it All)”, le habla a esa adolescente asustada: “Estaba tan preocupada por lo que vendría. Tomé dos acordes de esa canción y los revertí. Esta soy la yo del futuro hablando con ella, como diciendo: Todo va a estar bien.” Quizás, al hablar con esa chica que tocó la fibra sensible de una generación, también está abriendo puertas para aquellas personas que hoy observan su crecimiento con extrañeza.

En el track “The Path”, Lorde cuestiona la necesidad de buscar salvación en lxs artistas y en cambio, invita a buscar esa luz en la naturaleza. 

¿Necesitas a alguien que sienta el dolor por vos?

Bueno, esa no soy yo

Porque todos estamos rotos y tristes

¿Dónde están los sueños que teníamos?

No puedo encontrar los sueños que teníamos

Esperemos que el sol nos muestre el camino.

Aunque la propuesta suene más optimista, no deja de explorar momentos de dolor o incertidumbre. En “Big Star”, la cantante habla de su perro fallecido, Pearl. Si bien la letra habla del amor que siente por él, también refleja cómo su compañía fue en algún momento la única cosa brillante en su vida callada, en un rincón de Nueva Zelanda. Esa soledad y el perfil bajo, propio de la artista, son abordados en el segundo sencillo del disco, “Stoned At The Nail Salon”. 

Pero, ¿permitimos a las artistas crecer y aprender a manejar sus dolores? ¿Pedimos que sangren para satisfacernos? (Hannah Gadsby en “Nanette” les puede dar posibles respuestas.)

Lo cierto es que el cambio de Lorde es una oportunidad para repensar qué le estamos pidiendo a nuestras mujeres artistas y preguntarnos si estamos haciendo lo propio con los hombres que también suenan en nuestras playlists.

+ publicaciones

Estudiante de Comunicación Social en la Universidad Nacional de Rosario. Entusiasta de la música, cine y series.

Share: