isla verde
Medio AmbienteSociedad

Isla Verde: la importancia del compromiso social

Ubicada en El Palomar (municipio de Morón), zona oeste del conurbano bonaerense, se encuentra la asociación civil Isla Verde. Una agrupación compuesta por vecinos del barrio y de localidades aledañas, que desde hace ya tiempo, luchan por la creación de una reserva natural urbana, en una fracción de los terrenos linderos a la I Brigada Aérea El Palomar. Terrenos que constituyen un considerable “pulmón verde” para la zona.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada persona debe contar con un mínimo de entre 10m² y 15m²  para tener una calidad de vida y entorno saludable. Sin embargo, a partir de datos obtenidos y explicitados en el proyecto de Isla verde, el municipio de Morón sólo cuenta con 1,2m² por habitante, es decir, que la situación actual genera preocupación. Por lo tanto, en un país donde este tipo de indicaciones no se atienden, es indispensable la preservación de estos lugares.

Isla Verde, un oásis de esperanza para el medio ambiente

Isla Verde

El propósito de Isla Verde no solo contempla la vertiente medioambiental  sino también un aspecto social y educativo que busca aportar valor a la comunidad.

En sus palabras un proyecto “donde se desarrolle un polo cultural, ambiental, educativo, recreativo y sustentable, conformando un activo real, demostrando que se puede trabajar en pos del ambiente en congruencia con el desarrollo de la población”.

En un mundo donde mayormente los intereses económicos no van conjuntamente con los intereses medioambientales, la labor y la participación de estas organizaciones y, de la comunidad en general, cumplen un rol fundamental.

El interés y el compromiso de la sociedad serán elementales para exigir las políticas públicas necesarias y, asimismo, un correcto accionar sobre ellas.

Isla Verde: la importancia del compromiso social | Rock y Arte - Divulgación CulturalDespués de años de reclamos y peticiones, recientemente, se promulgó la Ley 27.621 de Educación Ambiental Integral (EAI), que acompaña a leyes como: la Ley General del Ambiente 25.675, la Ley de Bosques Nativos, 26.331, la Ley de Manejo del Fuego, 26.815, entre otras.

No obstante, todavía queda un largo camino por recorrer y discusiones que resolver, como lo es la sanción de una ley que proteja a los humedales.

Es importante que las distintas comunidades intervengan y participen en estas cuestiones que las  interpelan completamente.

Ahora bien, sin una política pública que fomente lo mencionado todo se vuelve cuesta arriba.

Isla Verde: la importancia del compromiso social | Rock y Arte - Divulgación CulturalExisten intereses y objetivos contrapuestos pero los gobiernos deben dar respuesta a estas problemáticas, no solo a través de la sanción y promulgación de distintas leyes, sino con la correspondiente aplicación de las mismas.

En conversación con miembros de Isla Verde, esto fue lo que comentaron para Rock y Arte:

¿Cómo surgió la idea del proyecto sobre la reserva natural?

La idea del proyecto de reserva natural surge de la necesidad de proteger un espacio rico en biodiversidad. Por el año 2013, empezamos a organizarnos al ver que los terrenos naturales que recorríamos de jóvenes estaban siendo llenados con basura y, cuya existencia se encontraba amenazada. 

En el municipio estaba como antecedente la creación de la Reserva Urbana de Morón y, se había realizado un relevamiento en el predio por parte de dos biólogos del Conicet (Kaleznik y Sirolli) donde resaltaban los altos valores de conservación del predio. Entonces con ese antecedente y esa fundamentación, más la voluntad de vecinos y vecinas, empezamos a levantar este proyecto de reserva.

Después, conociendo el predio y estudiándolo, descubrimos los servicios ecosistémicos que nos brinda tener un espacio así en nuestro barrio. Es la zona más baja del partido de Morón, y sirve como drenaje para las aguas de lluvia. Al tener zonas de humedal funciona como esponja reteniendo el agua ahí y evitando inundaciones en los barrios aledaños. También, regula la temperatura haciendo que esta misma disminuya dos grados, lo cual en verano se agradece.

Desde Isla verde, ¿qué aspecto del proyecto consideran esencial?

El proyecto tiene dos patas importantes: la primera es la de conservación y recuperación de la biodiversidad, que tiene que ver con que en el predio se desarrollan numerosas especies nativas que conviven con plantas exóticas; recuperación porque controlando las plantas exóticas y dando lugar a las nativas se potencia la biodiversidad del predio. La segunda es que sea una reserva abierta a la comunidad.

¿Qué puede aportar este proyecto tanto a la comunidad como al medioambiente?

A la comunidad un reencuentro con la naturaleza: un sitio para recorrer, contemplar e informarse sobre la naturaleza que nos rodea, sobre las especies de nuestra ecorregión. Si se consiguen los demás proyectos que esperamos de la reserva: un espacio de agroecología para que la gente cultive sus alimentos y se fomente la soberanía alimentaria, un centro de investigación para que la universidades estudien y fomenten la biodiversidad del predio; un centro de convenciones para realizar actividades culturales; y un museo para que los vecinos y vecinas conozcan a fondo la historia natural y social de su barrio.

El mayor aporte del proyecto es proteger la biodiversidad y los servicios ecosistémicos que brinda el predio a la ciudad de El Palomar. Sería mantener uno de los nodos que forman el biocorredor platense.

¿Cuál es la situación actual con respecto a la constitución de la reserva natural?

El año pasado se firmó un convenio de cooperación entre el municipio, el Ministerio de Defensa y la Fuerza Aérea Argentina en donde se declararon 130 hectáreas como reserva ecológica. Ahora lo que falta para que esto se implemente es el diseño de la reserva, el plan de manejo y la implementación de la reserva como tal. Lo que sostenemos desde la organización es que esto tiene que hacerse por ley para que sea inamovible. Sabemos que un decreto o un convenio lo pueden derogar fácilmente quien venga después.

En cambio, si hay una ley que protege al espacio como reserva ya no es tan fácil volver para atrás. Lo que reclamamos principalmente, es que esta ley y esta reserva, sean pioneras respecto al manejo compartido con las organizaciones territoriales que defendemos el espacio, en este caso Isla Verde, y así debería ser con todas las reservas. Es necesario, que en la legislación se explicite la participación de la Isla Verde en el manejo compartido de la reserva.

 ¿Qué les dirían a las personas que todavía no están tan implicadas en este tipo de movimientos?

Que la forma de cambiar el estado de cosas es comprometiéndose. Ya sea informándose, participando, colaborando o realizando acciones de forma activa y consciente. Los cambios no se realizan de forma individual, sino de forma colectiva.

¿Con qué frase describirían todo el proyecto?

La fase de nuestros festivales: “Sembrando conciencia”

Para más información visitar las redes sociales de Isla Verde:

Instagram: Islaverde.ong

Facebook: Isla Verde

Share: