Anne Rice
Club Literario

Anne Rice, el adiós a la reconstructora de monstruos.

Tras una semana y unos días de su fallecimiento, los fanáticos de la literatura -sobre todo los fanáticos del subgénero de literatura de vampiros- despiden a Anne Rice. La autora murió a los 80 años por complicaciones frente a un derrame cerebral. Su hijo y escritor, Christopher Rice, fue quien dio la noticia al mundo entero. Anne será siempre recordaba como la pionera del subgénero vampírico, en el cual abordó temáticas como el existencialismo, la inmortalidad, el amor, las condiciones humanas y la lujuria en seres fantásticos como la figura del vampiro, también en los hombres lobos, entre otros. Todos estos elementos se encontraban atravesados por la religión.

Rice, partidaria del ateísmo y siendo esta una de las fuentes para la consolidación de sus novelas, en 1998 se convirtió al cristianismo. Los fanáticos la cuestionaron en sitios web ya que implicaba un límite a su literatura. No obstante, en el 2010, declaró poéticamente en la revista The Advocate su renuncia formal a la religión:

“Para aquellos a quienes les importe y entiendo si a usted no le importa, hoy dejo de ser cristiana, estoy fuera. […] Es simplemente imposible para mí pertenecer a este grupo pendenciero, hostil, discutidor y merecidamente infame. Por diez años lo intenté… fallé, estoy fuera. […]. En el nombre de Cristo, me niego a ser anti-gay, me niego a ser anti-feminista, me niego a ser anti-control de la natalidad, me niego a ser anti-demócrata, me niego a ser anti-humanismo secular, me niego a ser anti-ciencia, me niego a ser anti-vida. En el nombre de Cristo, dejo el cristianismo y el ser cristiana. Amén.”

Una vez más, una pionera.

Anna Rice: el legado que no dejará nunca de reproducirse

Según fuentes como el diario La Nación, Mariana Enriquez comentó en 2015 que

“Anne Rice es la responsable de la construcción del vampiro contemporáneo, de la redefinición del monstruo para nuestra era y para la cultura masiva actual”.

La autora argentina puede estar refiriéndose a los temas que Rice abordó durante toda su carrera en referencia a la figura del vampiro. Ella pudo traer a la figura mítica al siglo XX y reivindicarla hasta humanizarla, puliendo los pliegues diabólicos a unos más existencialistas. De esta forma, Rice trabaja con el género fantástico y reformula, de manera cuidada, todos los paradigmas que el Conde Drácula pudo haber dejado en la población, modernizando los problemas del vampiro sin sacarlo de su período histórico correspondiente.

La autora publicó más de treinta novelas, pero la saga Crónicas vampíricas –diez ejemplares, todos en relación al personaje ficticio Lestat de Lioncourt- fue uno de sus éxitos en ventas. El primer ejemplar, Entrevista con el vampiro, fue inicialmente rechazado por varias editoriales en 1973, pero en 1976 pudo ser publicado aunque las críticas fueron duras. Posteriormente, la autora siguió publicando otras novelas con la misma temática hasta culminar la serie en el 2018. 

Del libro a la gran pantalla: consumo de masas

Entrevista con el vampiro (1976) es uno de los libros que fue llevado a los cines y dio a conocer su nombre de manera internacional. Anne Rice escribió el guion de la película para Neil Jordan (1994), basada en su primer libro publicado, y junto a la dirección de rodaje, la película fue un éxito. 

Ahora, el pase del libro a las pantallas del cine no sólo es una forma de un nuevo consumo sino un consumo en masa y para las masas. En efecto, corregimos lo mencionado anteriormente: la autora no se dio a conocer en el ámbito literario sino en un vehículo diferente. Recordemos a Walter Benjamin, filósofo que propuso que el cine es el nuevo arte de la reproducción de lo sensible, una nueva forma de percepción de lo sensorial en contraposición a la tradición instaurada con el Renacimiento.

El cine, para Benjamin, era -y podemos decir que sigue siendo- una forma en que las masas coexisten.  A su vez, Benjamin explica en su texto La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica (1994) cómo la técnica posee una nueva aura, una forma posible de la representación del mundo. En este sentido, el capitalismo no sólo llegó a la explotación total del sujeto sino que habilitó –con el cine y otras técnicas- la posibilidad de abolirlo.

La crítica basada en la idea de la originalidad deja de ser posible, porque sólo se puede apreciar un objeto desde la exhibición, la aceptación o repudio del mismo por las masas. En el caso de Anne Rice, le dieron un reconocimiento gracias al cine cuando, en realidad, ya era conocida. Así pues, podemos decir que hubo una aceptación de las masas a la idea vampírica reformulada por Rice. 

Sin embargo, aun hoy en día existen subgéneros menospreciados por la Academia. Estos subgéneros son hechos para el consumo de las masas, por lo cual se debe tomar una posición crítica frente a lo mencionado. Entonces, consideramos que los textos construidos para la reproducción y consumo en masa pueden ser analizados desde el sentido crítico pero no podrían ser colocados a la altura de un libro de Academia. Una cosa más para cuestionarse.

De Anne Rice a la literatura juvenil

Como mencionamos anteriormente, Anne Rice es una pionera del género fantástico y del subgénero vampírico. Además, es una mujer que no solo inspiro a otros autores y autoras, sino que también abrió una puerta para muchos jóvenes escritores, entre ellos, las reconocidas L. J. Smith, autora de la saga Vampire Academy, y Stephanie Meyer, la autora de la saga Crepúsculo.  

Estas autoras, a su vez, más allegadas a un público juvenil, llegan a otras y otros jóvenes del mundo que se encuentran encaminados al mundo de la escritura. Quizás sus textos no puedan ser aceptados de manera académica porque, para algunos, está vacío de contenido, porque sólo intentan vender gracias al mercantilismo, etc. Sin embargo, Smith, Meyer y Rice, y otras tantas autoras y autores, han dejado diferentes formas de legados a sus fanáticos, y sus seguidores encontraron una puerta de entrada al mundo de la escritura y de la lectura. 

El ser humano siempre se encuentra evolucionando. A veces hay que guiarse por lo que propone la Academia, pero otras veces hay que seguir los deseos que una persona siente a la hora de sentarse a leer. Con sentido crítico, sinceridad y paciencia, un sujeto puedo encontrar el libro correcto y no parar jamás. 

Se despidió una referente para los fanáticos de la ficción gótica, del terror y de la literatura fantástica. No obstante, sus letras seguirán presentes y siempre la encontraremos reformulada y reconstruida en otras y otros autores. 

Redactora | + publicaciones

Estudiante de Letras en la Universidad de Buenos de Aires. Amante de la cultura y la literatura japonesa. Intento de crítica literaria.

Share:

Deja un comentario

Ir al contenido