caracol
ReseñaCultura

La estrategia del Caracol y la problemática de la vivienda

“Lo único que vale es lo que hagamos nosotros”, es una frase que suena con fuerza en uno de los diálogos de la película colombiana “La estrategia del Caracol”. Este film del año 1993 dirigido por Sergio Cabrera, narra el modo en que abordó un grupo de inquilinos la lucha por su vivienda al intentar ser desalojados judicialmente.

La película pone en debate varios ejes de discusión, por un lado el peso y la prevalencia que toman en estos casos el derecho a la propiedad privada por sobre la vida humana y sobre el derecho humano a la vivienda. Al comienzo del relato ocurre un hecho que gráfica esto último, cuando en medio de un desalojo violento donde interviene el aparato de seguridad estatal, es asesinado por un arma de fuego de la policía un niño que vivía en el inquilinato en cuestión, que es alcanzado por la balacera.

estrategiaEsta situación pone de manifiesto el nivel de las responsabilidades esquivadas a la hora de resolver el conflicto, donde por lo general prevalecen los intereses privados de los negocios inmobiliarios y la ausencia de una resolución justa, teniendo en cuenta las necesidades más imperiosas de los sujetos más damnificados, los inquilinos.

Otra de las cuestiones que rodea la trama de esta película es el dilema que se presenta cuando los propios inquilinos deciden organizarse para defender su derecho a la vivienda. Por un lado, uno de ellos, el abogado que vive en el inquilinato plantea una salida legal, apoyándose en las deficiencias de la justicia pero creyendo claramente en ese estamento institucional.

Por otro lado, uno de los vecinos más antiguos del lugar, con una idea más pesimista del asunto, explica lo que sería una estrategia para trasladar los objetos de la casa, sus puertas , ventanas, muebles, etc, hacia otro terreno y de esa forma los integrantes puedan seguir viviendo “en la casa”. Esto sería la estrategia del Caracol donde se asimila al animal cuando se lleva un objeto en su lomo. De aquí se desprende el interrogante sobre : ¿Qué sería en realidad el hogar? Si el espacio físico, los objetos, las paredes, ¿o es algo más?

estrategiaCuando Jacinto, que es el personaje que plantea la estrategia del caracol, explica cómo llevar a cabo el plan, resume en esa idea que el hogar son sus paredes, sus ventanas, sus puertas y además que el hogar es algo que puede armarse y desarmarse donde a uno le plazca. Sólo cambiaría la ubicación.

Pero otra realidad, plantea que el hogar puede ser no sólo el espacio fisico y sus objetos o un pedazo de tierra, sinó también el espacio en que está posicionado, el contexto social, el entorno, las personas y todo el simbolismo que ello representa.

Al final de la película, un reportero pregunta a uno de los inquilinos, que está siendo desalojado y que a su vez narra esta historia sobre la organización de aquellos inquilinos anteriores, ¿para qué hicieron eso? El personaje hace una pausa y le responde: ¿Para qué le sirve a usted la dignidad?

Esta reseña fílmica grafica una situación que ha ocurrido desde siempre en todas las sociedades donde predomina la desigualdad social. Pero en este momento actual de pandemia, queda más fuertemente en evidencia la situación que se está viviendo entre la mayoría de las personas que viven en propiedades alquiladas en todo el país.

La estrategia del caracol y la problemática de la vivienda en nuestro país

Justamente a partir del mes de abril, el decreto presidencial que prohibía los desalojos y congelaba los alquileres ha quedado sin efecto, por lo que la mayoría de los inquilinos se encuentran desamparados ante una inminente ola de desalojos. Teniendo en cuenta que en el último año, el precio de los alquileres han escalado hasta un 70% del valor frente al año anterior y que gran parte de los hogares son llevados al frente por mujeres, jefas de hogar, con hijos , las familias han quedado frente a una situación de gran vulnerabilidad.

Al anunciar a inicios de marzo, Jorge Ferraresi el ministro de Desarrollo Territorial y Habitat, que no se extendería el decreto en cuestión ha dejado en evidencia un profundo desconocimiento sobre la situación habitacional actual que enfrentan los inquilinos.

Muchos de ellos ya están recibiendo cartas documento donde se les exigen deshabitar la vivienda. Si bien el año pasado logró mejorarse en algunos aspectos las condiciones para los inquilinos bajo la nueva ley de alquileres, el mercado inmobiliario no está cumpliendo aún y el estado no ha garantizado que se cumpla con la ley en su totalidad.

Es decir que a diferencia de lo que marca la ley, se están implementando desalojos de contratos que nisiquiera están registrados en la AFIP como son requeridos. Todo esto no hace más que reafirmar la necesidad de poner en la balanza cuáles son los valores más importantes a tener en cuenta ante situaciones de este nivel de perjuicio que atenta contra los derechos más elementales del ser humano como lo es el derecho a la vivienda digna.

 

Share: