Ruby Bridges
LuchadorasOjo Crítico

Ruby Bridges: la niña que ayudó a cambiar el paradigma racial en 1960

Con apenas solo 6 años, Ruby Bridges fue la primera persona de ascendencia afroamericana que asistió a un colegio que, hasta el momento, solo daba posibilidades de estudio a niños y niñas blancas.

Este evento se dio en Louisiana, debido a un veredicto de la Corte Suprema que declaraba que la separación que establecían los colegios por etnia propiciaba la desigualdad de oportunidades. La segregación entre personas en base a su color de piel no se daba solo en las instituciones educativas, era prácticamente una regla inquebrantable en todos los ámbitos. Personas afrodescendientes tenían negados muchísimos espacios: transportes públicos, bares, restaurantes, hasta debían utilizar otros baños, entre muchas otras.

Ruby Bridges - Painting

Racismo latente

Durante el periodo de Reconstrucción (entre 1865 y 1877) Estados Unidos, junto a otras iniciativas, proporcionó protección de los derechos civiles para los ciudadanos que hasta ese momento habían sido esclavizados, dando un paso firme hacia la finalización de la esclavitud e igualdad de oportunidades. Sin embargo, esta situación generó un gran descontento entre los sectores más conservadores, quienes tomaron bastante fuerza en los estados del sur e intentaron perpetuar la discriminación por todos los medios que estuvieran a su alcance.

Así fueron promulgadas las leyes Jim Crow, que defendían la segregación racial en todas las instalaciones publicas bajo el lema “separados pero iguales”. Éstas se aplicaban a todos los grupos étnicos considerados “no blancos”.

Ruby Bridges, un paso adelante

Ruby Nell Bridges Hall nació el 8 de septiembre de 1954 en Misisipi, su madre y padre formaban parte de la National Association for the Advacement of Colored People (Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color) lo que la llevó a participar, en 1960, del sistema de integración racial.

Para admitir a los niños y niñas afrodescendientes en los colegios se les exigía que realizaran un estricto examen de ingreso, y si bien el año que Ruby Bridges logró ingresar, también habían aprobado 6 niñes más, ella fue la única que decidió asistir a la escuela.

Su primer día de clases la niña debió ser escoltada por agentes federales de su casa a la escuela, con tan solo 6 años, se encontró con la puerta de la institución repleta de personas manifestándose en contra de que ella pudiera asistir a las aulas como les demás niñes. Tan altos eran los niveles de racismo que manejaba la población, que Ruby Bridges terminó asistiendo un año a la escuela sola, todos los padres y madres de los que se suponía debían ser sus compañeros de grado, habían cambiado a sus hijos de curso, o incluso de colegio.

Ruby Bridges - FILE - U.S. Deputy Marshals escort 6-year-old Ruby Bridges from William Frantz Elementary School in New Orleans, in this November 1960, file photo. On Friday, Nov. 14, 2014, 54 years later to the day when she first walked up the steps to the school, Bridges is scheduled to commemorate the event with the unveiling of a statue in her likeness on the campus. (AP Photo/File)

Aunque el panorama fuese desalentador por muchas aristas también hubo algunas pocas personas que tuvieron la oportunidad de marcar la diferencia, una de ellas fue la maestra que acompañó a la pequeña durante todo el proceso Barbara Henry, que no solo cumplió con creces su rol como educadora, sino también de compañera de Ruby en un difícil ciclo lectivo privada de la amistad compañeres de su edad.

El maltrato se trasladó del colegio a todos los ámbitos donde la familia Bridges se movía, su padre fue despedido de la estación de servicio donde trabajaba, a su madre se le negaba el ingreso a los almacenes y verdulerías donde solían hacer las compras, pero ninguno de ellos dio un paso atrás con la iniciativa, su hija haría historia y rompería el hielo para dar paso a un sistema escolar con posibilidades equitativas para todes.

Ruby, hoy

Ruby es sin duda una de las mujeres que ha marcado la historia del mundo para siempre a través del cambio de paradigma que generó su asistencia como niña afroamericana a un colegio que solía guardar exclusividad para niños blancos, y a partir de su temprana intervención se ha convertido en activista, papel que sigue desarrollando hasta hoy.

Ruby Bridges - Hoy

Aunque hoy la experiencia de ella parezca una anécdota alejada, el racismo resiste en todas partes del mundo, hasta en los gestos más pequeños que reproducimos, aunque creamos que no.

Es difícil detectar las conductas que podemos estar repitiendo que pueden hacer sentir heridas o hasta oprimidas a las personas racializadas, pero como siempre, es importante tratar de escuchar las voces de referentes que formen parte de este colectivo, tratar de democratizar los espacios que históricamente estuvieron reservados para personas blancas y tener paciencia con nosotros mismos en el interminable proceso de desconstrucción, para colaborar a generar igualdad de oportunidades y derechos para todes por igual.

+ publicaciones
Share: